Muchísimas personas me dicen usualmente: “¿En verdad eres vegetariana? No lo sabía. Yo nunca podría dejar de comer carne o pollo, pero… ¡Bien por ti!”

Esto me pasa cada día, sin que yo diga o pregunte algo, jamás. Por qué la gente siente la necesidad de decirme que “ellos nunca lo podrían hacer”, es algo que no comprendo. Pero lo que sí he notado, es que cada vez que alguien sabe que soy vegetariana, inmediatamente considera como sería para él o ella, tener esta dieta.

Mi primera respuesta (en mi mente) cuando recibo estos comentarios, siempre es “CLARO QUE SÍ, será lo mejor que te ha podido pasar en la vida”… pero siendo realmente honesta, no es para todo el mundo. Por eso te traigo estas preguntas que debes hacerte a ti mismo antes de empezar, para que tengas éxito.

Empecemos… (¡Taraaan!)

Primero… ¿Por qué quieres cambiar a una dieta vegetariana o vegana?

Este porque es la razón más importante cuando tomes esta decisión. No quiero expresarme mal, sé que cada razón es muy válida y LO MÁXIMO cuando se trata de decidir finalmente dejar de comer animales, pero si quieres tener éxito en el cambio de tu dieta, debes hacerlo por las razones correctas para ti.

Pueden ser razones de salud, amor hacia los animales, el impacto que estás dejando en el medio ambiente o un profundo amor por la soya (¿alguien por ahí?) o cualquier razón que tengas. Pero esta debe ser lo suficientemente motivante para que te mantenga firme, cuando las cosas se pongan difíciles.

¿A qué me refiero? Te voy a dar algunos ejemplos…

  • Cuando alguien te presiona para que comas carne (puede pasar en cualquier momento, por ejemplo cuando estás conociendo a tus suegros o si tienes un familiar o conocido muy desocupado). No debes rendirte ante lo que otras personas quieren, no importa cuántas buenas intenciones tengan.
  • Si te gusta el sabor del pollo o de la carne (nos pasa a muchas personas) o estás comiendo fuera de casa y te mueres de ganas de alitas BBQ o una hamburguesa de pollo, tienes que mantenerte firme. No solamente porque te pueden enfermar si no las has comido en un largo periodo de tiempo, pero también porque esa comida puede venir con arrepentimientos y culpabilidad incluidos, sentimientos que no te ayudan para nada.
  • En el caso de que planees eventualmente embarazarte o tener hijos con tu pareja, el 99% de personas en tu vida te van a decir que debes dejar tu dieta vegetariana o vegana. ¿Por qué? Muchos de ellos no saben que se puede tener un embarazo y vida mucho más sanos, con una dieta sin crueldad. Y además, en algún momento se va a volver muy molesto, que la gente te esté diciendo que hacer y como alimentar  tus hijos (en realidad ya lo hacen cuando alguien tiene su primer bebé). Por eso, tienes que tener claro lo que quieres para no ser persuadido tan fácilmente. Y créeme, es posible mantenerte en tus creencias y tener un embarazo súper saludable. Revisa esta guía de alimentación vegana durante el embarazo de la Vegan Society.

Si amas a los animales y no los quieres hacer sufrir de ninguna manera… ¿Es realmente suficiente? ¿Suficiente para para adquirir un compromiso de adoptar un estilo de vida totalmente diferente (porque ser vegetariana o vegana es mucho más que solamente cambiar tu dieta) y aguantar todas las críticas que vienen con ello?

¿Vas a cambiar tu dieta porque alguien cercano a ti es vegano o vegetariano?… ¿Qué va a pasar cuándo esa persona ya no sea parte de tu vida? ¿O cómo vas a mantener tu dieta, si alguien te está presionando para que no comas carne? Cualquier idea que tengas respecto a tu vida debe nacer de ti o ser un compromiso genuino, porque si no, te firmo que no va a funcionar.

¿Quieres ser vegetariana o vegana porque quieres perder peso o ser más saludable? ¿Qué va a pasar cuando alcances tu peso deseado o tu colesterol baje? Incluso si no comes animales solamente por seis meses, será algo muy bueno (y yo seré muy feliz), pero, ¿qué va a pasar contigo? ¿Va a ser tan fácil regresar a tu antigua dieta y volver a tener los mismos problemas, sabiendo que puedes hacer algo mejor?

En conclusión, sea cual sea la razón por la que quieres tener una dieta vegetariana o vegana, tiene que significar algo para ti porque una vez que empieces, va a cambiar tu vida.

Por cierto, nosotros comemos millones de papas fritas también…

Segundo… ¿Puedes superar tus costumbres y tradiciones familiares? Solamente si realmente quieres hacerlo.

No importa cuál sea tu religión, cuántas veces tu esposo o tu mama te critiquen acerca de tu “falta de responsabilidad con tu salud” o lo que hayas comido durante toda tu vida, tú puedes hacerlo. De nuevo, si estás cambiando tu dieta por las razones correctas para ti. Va a haber muchos obstáculos en tu camino, así que la pregunta es, ¿tienes lo que se necesita para hacer que esto pase?

El lado positivo es que no hay nada que no puedas hacer…

  • En el momento que tu familia o amigos vean lo bien que te va (sin necesidad de proteína animal), ya no podrán decir nada (en el mejor de los casos aunque todos tenemos parientes latosos) e incluso pueden empezar a adoptar tu dieta.
  • Incluso si vives en una cultura de carnívoros y la gente apuesta que no vas a durar con tu dieta, eventualmente van a darse cuanta de que vas enserio y a preguntarte constantemente acerca de tus hábitos alimenticios vegetarianos o veganos, aunque sea por curiosidad.
  • Mientras más tiempo pase, vas a sentirte súper orgullosa y mucho mejor física y mentalmente.

Y al final, todo lo que vas a tener que superar habrá valido la pena. Solo pregúntale a Piglet…

 

Tercero… ¿Tienes la capacidad de comprometerte en realidad?

No estoy hablando solamente del compromiso de no comer animales (que ya es un paso bastante grande). No, esto va mucho más allá. ¿Vas a cocinar o aprender a cocinar comidas vegetarianas o veganas regularmente? ¿Vas a aprender a revisar las etiquetas de casi todas las cosas que compras en el supermercado? ¿Vas a hacer tiempo para hacer un plan de comidas cada semana o cada mes y después ir a buscar todos los ingredientes que necesitas?

 

 

¿No te molesta tomarte 10 minutos o más para leer el menú y decidir que ordenar en un restaurante? De vez en cuanto todos nos podemos resbalar y hacer cosas que no deberíamos, pero lo importante es volver al camino que escogimos.

Parecería que estoy tratando de convencerte de no iniciar tu dieta vegetariana (la cuál por cierto recomiendo inicies antes de hacerte totalmente vegano o vegana), pero en realidad, solamente quiero que veas todo el precipicio antes de que saltes y empieces a volar 🙂

En realidad, quiero contarte un secreto. Si tienes la cantidad necesaria de voluntad lo vas a lograr.

Si tienes cualquier pregunta o quieres contarme porque estás haciendo este cambio a ser vegetariana, escríbeme a info@gabrielatorres.es.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here