Cada vez que creo que he encontrado la manera para tratar con la gente que hace comentarios acerca de mis hábitos alimenticios vegetarianos, algo pasa y me olvido por un segundo lo que sé y de tooooda la paz interior que he recolectado… y me dan ganas de salir corriendo lo más lejos posible.

Así es que puedo decir con toda confianza que no hay que no hay fórmula mágica para que este tipo de comentarios que hacen las personas no te molesten o para saber cómo ignorarlos. Y peor aún si eres grinch como yo, para ignorar las ganas de ahorcarles que te van a dar.

Pero… y este es un GRAN PERO, lo que sí puedes hacer es aprender a estar en paz contigo mismo/a, lo suficiente para que no te afecten los comentarios o acciones bien o mal intencionados.

¿Cómo? Es difícil, no te voy a mentir. Pero hay algunas cosas que puedes hacer para sobrellevar este nuevo camino que estás empezando…

  • Tienes que saber que no puedes juzgar a las personas y ellos no te pueden juzgar a ti

¿Por qué estoy escribiendo “no puedes juzgar a las personas” primero? Porque muchos vegetarianos o veganos tienden a hacer exactamente eso, juzgar a la gente que come carne. Como personas tendemos a juzgar a otros porque hacen las cosas de manera diferente a la nuestra.

Debo decir que me rompe el corazón cada vez que alguien come carne, pollo, chancho o cualquier animal no humano.

Pero crecí comiendo carne y todo mi familia es carnívora. ¿Cómo podría juzgar a alguien por hacer lo que yo misma hice durante 23 años? Así que sé que no tengo derecho de juzgar a nadie. Y lo mejor de esto es que… si yo no puedo juzgar a otros por lo que comen, ellos no pueden juzgarme a mí. Y aunque en realidad sí lo hacen todo el tiempo, yo no tengo por qué escuchar o darle importancia a sus juicios. Punto. Mantén eso en mente.

  • Algunas personas se interesan en verdad… Otras son simplemente molestas

Si tu pareja, amigo cercano o tu mama están preguntándote acerca de tu ingesta de proteína o de Omega 3, conversa con ellos…. Seguramente están preocupados, porque quieren que estés bien. Explícales qué comes, cuál es tu plan alimenticio semanal y todo lo que quieran saber acerca de tu nueva dieta. Estas son las personas que te van a apoyar para alcanzar tus metas y te van a recordar que tienes que comer 10 almendras en la mañana del lunes.

Por otro lado, a las personas que te dicen que el pollo es delicioso y que te lo estás perdiendo, o que la lechuga tiene sentimientos y que los estás lastimando… Solamente ignóralas. Con esto no estoy diciendo que no puedas aceptar una broma o incluso hacerla tú, pero si es algo repetitivo o si te molesta en verdad, ignóralos. Puedes hacer como que dijeron algo agradable, puedes cantar una canción o irte a tomar un café, pero no tienes por qué escuchar algo que no quieres. Esto no es algo grosero, si le has pedido a la persona que no haga esos comentarios y te ignora (la mayoría de gente, dejará de hacerlos si lo pides amablemente).

Y en la tercera categoría de gente están las personas que hablan contigo solamente para contradecirte o hacerte sentir mal. En estos casos, vete. Por favor. Te lo suplico.

  • Si las personas cercanas a ti no entienden tu cambio, no puedes hacer que te comprendan o estén de acuerdo…

    De la misma manera en la que ellos no pueden hacer que dejes de ser vegetariana/o o vegana/o si ya eres adulta… Si eres aún muy joven, puedes conversar con tus padres acerca de lo que quieres. Pero si no están de acuerdo, mientras vivas bajo su techo, tendrás que vivir bajo sus reglas. No te desesperes, el tiempo pasa volando.

    Hay muchas maneras de hacer ver a las personas que tener una dieta vegetariana o vegana es lo mejor. Cada ser humano tiene un lado sensible al que puedes apelar para tener una conversación honesta y hacerles ver tu punto de vista, en caso de que quieras hacerlo.

Beneficios de salud

Vas a tener más energía, tu riesgo de sufrir una enfermedad del corazón se reducirá y también bajará el riesgo de contraer diabetes tipo II. ¿Quieres saber más? Revisa este artículo de servegano.com para conocer más detalles

Pérdida natural de peso

Ahora ya no comes carnes fritas y empiezas a comer más frutas y vegetales. Toma en cuenta que debes tener cuidado con la comida vegana que tiene mucha grasa o azúcar.

Ahorras en comida

La carne siempre va a ser más costosa que los granos, vegetales y las frutas. Lo que sí debes tener en mente es que hay pocos productos como la leche de coco o almendra, que cuestan más que su versión animal. En estos casos, siempre es mejor preparar tu propia leche.

Por los animales y el medio ambiente

No vas a hacer daño a criaturas inocentes y hermosas que sienten miedo, al mismo tiempo que reduces tu huella de carbono.

Por los niños y niñas del mundo

Las cosechas y agua que se utilizan para alimentar a los animales de granja contribuirían a acabar con el hambre de todo el mundo. Nadie puede pelear contigo en este punto.

Ellen DeGeneres y Ricky Martin son veganos

Si todo lo anterior falla, puedes usar este argumento. No tienes nada que perder ya.

Por último, pero no menos importante

Porque tú quieres ser vegetariana/o o vegana/o.

Lo más probable es que al final las personas sigan sin comprender verdaderamente por qué cambiaste tu dieta en base a estos argumentos. Pero ahora sabrán que tienes razones sólidas para hacerlo y te aseguro que en el fondo quisieran tener tu fuerza de voluntad para defender lo que creen.

    • Comparte tu comida con otras personas (Si te pareces a mí, esto va a ser difícil pero valdrá la pena)

  • No estoy diciendo que compartas tu almuerzo porque te vas a morir literalmente de hambre y cuando eso pase la gente va a culpar al vegetarianismo, pero puedes compartir otras comidas. Normalmente cuando la gente se da cuenta de lo deliciosa y variada que es la comida vegetariana y/o vegana, se podrían pasar al lado oscuro. Puedes hacer cenas con tus amigos o incluso llevar galletas veganas con gotas de chocolate a tu oficina para que las personas las prueben.

  • No, a tus comidas no les falta proteína

Probablemente comes más proteína que la persona que te está atormentado. Solamente explícales de dónde viene la proteína que ingieres, o no. Es tu decisión.

  • No comas carne por presión o para mantener las apariencias

Si le dices una mentira a tu futura suegra acerca de lo que comes y no comes, en algún momento se va a enterar y va a pensar que eres una persona que miente constantemente. Además, si ha pasado mucho tiempo desde que no comes carne y la ingieres, te puedes enfermar y terminar en el hospital o en el baño… con una explicación incómoda que dar.

Lo mismo aplica para tu jefe, tu abuela o la persona que te gusta.

  • La persona más importante a la que tienes que sobrellevar eres tú misma/o

Porque eres humana, con fallas como lo somos todos. Hay muchas probabilidades de que en algún momento seas débil o te sientas triste y quieras comer alitas de pollo o lasaña… y las malas noticias son que probablemente las comas. Pero no te juzgues por eso. Las buenas noticias son que por cada comida en la que no ingieras animales, es una victoria para ellos y principalmente para ti.

Cualquier persona que te diga que nunca ha caído te está mintiendo (o al menos la mayoría) y cualquier persona que te diga que no le gusta el sabor de la carne, será mi superhéroe.  Pero sigue adelante.

Eventualmente, tus convicciones le van a ganar a tus debilidades. Toma un día a la vez y aprende a controlar tus emociones y antojos. La mayoría de veces, las papas fritas pueden ser todo lo que estabas esperando de la vida en ese momento.

Al final del día, solamente tú puedes desanimarte a ti misma/o.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here