El día que decidí hacerme vegetariana fue hace cinco años. Desde entonces, nunca volví atrás. ¿Cómo lo hice? Te empezaré diciendo, que esta no es una gran historia. ¡Un día decidí y listo! Sin investigación previa de ningún tipo, cero preparación o guía médica, nada. No me arrepiento de haberlo hecho de esa manera porque al final me funcionó, pero hubiera querido saber las cosas que ahora te voy a contar. Así que si estás leyendo esto, eres mucho más inteligente de lo que fui yo al principio, así que… ¡Vas por buen camino!

Si tienes preguntas adicionales, escríbeme a info@gabrielatorres.es

Empecemos…

1. Haz una lista de la comida que te gusta y la que no… y escribe todo lo que comes durante una semana antes de empezar tu nueva dieta

Cuando empiezas una dieta vegetariana o vegana, no debes empezar de un día a otro, a comer alimentos que no te gustan. Si lo haces, no va a funcionar. Vas a odiar tus comidas y a dejarlo tras un par de semanas. Por eso es tan importante que hagas una lista de todo lo que te gusta y no te gusta.

De esta manera, vas a ir a través de los siguientes pasos más fácilmente.

También es muy importante que anotes todo lo que comes durante una semana (lunes a domingo) para visualizar claramente cuáles son tus hábitos alimenticios y empezar desde ahí. No sientas vergüenza o dejes ciertas comidas fuera porque no son lo suficientemente saludables. Solamente sé honesta/o contigo mismo y vas a hacer este proceso mucho más simple.

2. Si no sabes cocinar, toma unas clases básicas

Esto es lo más importante. Hay un cierto límite de tiempo en el que puedes pasar solamente comiendo fuera de casa o cualquier comida, sin sentirte inflada o con malestar. No necesitas convertirte en chef profesional o tomar un curso intensivo si no quieres, pero sí te recomiendo que aprendas lo básico. ¿Cómo arroz con menestra? Sí 😛

Con esos conocimientos, vas a ahorrarte mucho tiempo y dinero.

3. Consulta con un nutricionista, este para mí es el paso más importante

No necesitas hacer un compromiso a largo plazo de ver a un doctor, pero sí debes consultarlo de vez en cuando para asegurar que estás sano y recibiendo todos los nutrientes necesarios. Por lo menos, durante los tres primeros años después de hacerte vegetariana/o o vegana/o.

Es en este paso cuando todo lo que anotaste en el paso uno, se vuelve útil.

¿Cuál es la clave para tener éxito aquí?

Encontrar un doctor con experiencia nutriendo a vegetarianos y veganos o que tenga esos hábitos alimenticios. Esta persona te puede ayudar con las 100 preguntas nutricionales que podrías tener y te va a mantener saludable. Incluso te puede ayudar a perder peso, si eso es lo que quieres. Si no encuentras ninguno en la ciudad donde estás, revisa el sexto y séptimo paso.

4. Durante el primer año, hazte exámenes médicos cada seis meses

Un examen de sangre puede decirte muchas cosas acerca de tu salud como tu colesterol, niveles de hierro y calcio, entre otras cosas. Tu doctor te puede guiar para entender tus resultados. De todas maneras, si estás comiendo bien, no vas a tener problemas. Después de los primeros años, ya no será necesario porque aprenderás a conocerte, a conocer tu cuerpo y lo que necesita.

5. Haz un presupuesto y un plan de comidas

Es aquí cuando tus alimentos favoritos y los que no comerías por nada en al mundo, son útiles nuevamente. Tu nutricionista te va a ayudar hasta cierto punto, pero depende de ti el tomar control de tu dieta vegetariana o vegana y hacerla lo más provechosa posible.

Por ejemplo, si tienes $35 para gastar cada semana en tus compras, tienes que hacer un plan de alimentación para saber lo que vas a comprar y optimizar tus recursos. Ten en mente que es mejor si planeas las cinco comidas del día (desayuno, snack de media mañana, almuerzo, snack de media tarde y cena) y cocinas en casa.

Este es un ejemplo de uno de mis planes semanales. A decir verdad, muchas veces no cumplo al 100% toda la semana, porque todos sabemos que la vida te gana a veces. Pero el plan me ayuda a mantenerme en el camino correcto y además sé lo que tengo en casa, así nada se desperdicia. Además, puedes ver que a veces repito los ingredientes de acuerdo a las frutas o vegetales que tengo para esa semana.

Haz clic aquí para descargarte este planeador

También, conoce todos los alimentos que no sabías que eran veganos.

6. Explora tu ciudad para encontrar restaurantes, mercados y tiendas veganas

Descubrirás muchos lugares increíbles para comer y comprar en un rango variado de precios y para distintas ocasiones, claro está dependiendo dónde vivas. No es lo mismo Berlín que Quito. Sin embargo, seguramente conocerás a gente muy divertida que te puede contar sus experiencias acerca de este estilo de vida.

7. Sigue o únete en Facebook/Twitter/Instagram (inserta tu red social favorita aquí) a grupos de vegetarianos o veganos en tu ciudad

Ellos tienen mucha información que te será muy útil y podrás saber acerca de eventos a los que puedes asistir también. Hay muchísimos grupos y páginas a las que puedes seguir o pertenecer como Eventbrite por ejemplo, así que revísalas antes de unirte y escoge con los que te sientas más cómodo. Este es uno de los primeros grupos que descubrí cuando me hice vegetariana y aunque está en inglés tiene información muy valiosa.

8. Lee este post acerca de cómo tratar con las personas, una vez que eres vegetariana o vegana.

Necesitas hacerlo, confía en mí.

9. Al final se hace más fácil, así que aprende a disfrutar de las cosas buenas.

Después de un tiempo, te acostumbrarás a los cambios que has hecho.  Te vas a sentir más ligera/o, saludable y probablemente más feliz, lo que es un plus además de sentir alivio por no lastimar a los animales. La gente que te quiere, va a empezar a pensar en ti cuando escojan un lugar para comer o un menú para algún evento. Van también a venir a ti cuando quieran saber algo del vegetarianismo o veganismo y la vida vegetariana será buena.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here